LOS OVNIS VISTOS POR LOS ATRONAUTAS DE LA NASA





Sin lugar a dudas uno de los temas más importantes en cuanto a testimonios y de casuística se trata, es el fenómeno ovni. Son muchas personas las que aseguran haber divisado en algún momento de su vida un objeto volador no identificado ya sea sobrevolando una colina, surcando rápidamente los cielos e incluso, aterrizando en algún descampado de su ciudad o provincia.

Todos estos testimonios son válidos y tiene un valor importante dentro del fenómeno, sin embargo, los descreídos en el tema siempre han cuestionado estas versiones por considerarlas acaso, voces populares, nada especializadas y por ende, fácilmente manipulables que pueden calificar como “extraño” o “no identificado” elementos sumamente terrestres como globos metereológicos, efectos naturales o planetas como Venus.

No obstante, el problema y el cuestionamiento ocurre cuando estas voces, la de los testimonios de avistamientos, no viene de la gente de a pie, como usted o como yo, sino que provienen de voces especializadas y entendidas en los temas del espacio y los asuntos del universo, y no hablamos acá de científicos o astrólogos que pueden y creen saberlo todo desde la Tierra, sino de las propias voces de gente que ha estado allí, en el universo, y que ha testimoniado la presencia de “extraños objetos” fuera de la órbita terrestre.

Me refiero a los testimonios de los propios astronautas, en este caso de la NASA, que sin dudarlo han dado fe de la existencia de este fenómeno (sea lo que sea) y han apostado firmemente por la posibilidad de vida en otros mundos.

El testimonio de Edgar Mitchell

Uno de los casos más conocidos es sin duda el del ex astronauta y miembro del equipo del Apolo 14, Edgar Mitchell.

Este hombre, actualmente de 79 años y que tiene entre sus mayores méritos el de ser el hombre que ha dado la caminata lunar más larga que se tenga registrada (9 horas y 17minutos), ha mencionado en más de una ocasión su creencia en la existencia de los Ovnis y no solo eso, sino que ha culpado directamente a la Nasa y a los gobiernos del mundo, de conocer esta verdad, y no obstante, mantenerla oculta ante los ojos del público.

En el siguiente video podemos escuchar este testimonio en una última entrevista concedida a una cadena de radio estadounidense. Como es de esperarse, la NASA ha desmentido siempre el testimonio de uno de sus hombres más importantes, y ha señalado en más de una ocasión que la institución espacial no está involucrada en ningún ocultamiento sobre vida extraterrestre ya sea en este planeta o en ningún lugar del universo, deslindando así su posición sobre el tema de las palabras de Mitchell.



El testimonio de Gordon Cooper

Otro testimonio importante es el del ex astronauta del Proyecto Mercury, Gordon Cooper.

Y es que este hombre no sólo se conformó con dar la voz de alerta a los medios de prensa sino que quiso ir más lejos, y en 1978 envió una carta a las Naciones Unidas (ONU) para dar a conocer entre otras cosas, su convicción de que las “luces” que se ven en el cielo y que no tienen explicación, son naves extraterrestres y que no hay dudas de que somos visitados constantemente por seres de otros planetas.

En la carta Cooper señala:

“Considero que estos vehículos extraterrestres (ovnis) que visitan la Tierra con su tripulación proceden de otros planetas que gozan de un nivel tecnológico superior al alcanzado por nosotros”.

Y concluye diciendo que “existen miles de informes de testigos y muchos documentos que lo prueban, pero nadie quiere publicarlos. ¿Por qué? Porque las autoridades temen que la gente imagine una especie de invasores horribles. Entonces la consigna permanece: Debemos evitar el pánico a todo precio."

Pero eso no fue todo. El hombre, que fue uno de los primeros de la NASA en orbitar alrededor de nuestro planeta, confesó en una entrevista a la revista Enigmas sus encuentros cercanos con este tipo de naves extraterrestres.

El primero de ellos ocurrió en la base aérea de Neubiberg, en Alemania en 1951, en la que asegura haber intentado interceptar una flota de ovnis mientras pilotaba un reactor F-86. Cooper señala que si bien en un primer momento se pensó que eran naves de origen soviético luego llegaron a la conclusión que estos eran incapaces de producir algo tan altamente tecnológico. Asimismo negó que hayan sido naves secretas de su propio gobierno.

El segundo tuvo luego seis años más tarde, en la base aérea de Edwards, California. El ex astronauta señala que cuando era director de proyectos aéreos en esa zona, un grupo de sus oficiales le informaron sobre el aterrizaje de una platillo volante. Según el testimonio de sus hombres, el objeto aterrizó a 50 metros de distancia de donde se encontraban sus hombres. Ellos lograron filmar este hecho pero cuando se acercaban para grabarlo de cerca la nave se elevó y desapareció a gran velocidad.

Según Cooper, la película que fue grabada en ese momento fue enviada al Pentágono y nunca más volvió a saber de ella.

Otros testimonios

Vale recordar acá los testimonios de otros importantes astronautas de la agencia espacial estadounidense, como es el caso de los astronautas Frank Borman y James Lowell, que señalaron que en diciembre de 1965, mientras estaban a bordo de la nave Gemini 7 vieron un Ovni en el espacio. Al informar del hecho al Centro del Control estos le dijeron que probablemente estaban viendo la última etapa de su cohete impulsor Titán, que se habría quedado vagando en el espacio luego de desprenderse de la nave, sin embargo, Broman confirmó que eso era imposible pues veía tanto al objeto extraño como al propulsor.

Otros testimonios son la de los astronautas Ed White, quien fuera el primer estadounidense que “caminó” en el espacio y James McDivitt, quienes en 1965, mientras sobrevolaban Hawaii en un vehículo espacial Gemini, observaron un extraño objeto metálico que poseía largos brazos que salían de él. McDivitt realizó varias tomas de ese objeto con su cámara de cine y como es previsible, la cinta nunca fue publicada.

Por último esta la figura de Eugene Cernan, comandante del Apolo XVII, quien en 1973 dio una entrevista al prestigioso diario de Los Angeles Times, en la que reveló que su nave casi fue alcanzado por un rayo de luz disparado desde uno de estos objetos no identificados. Él también confesó haber fotografiado en una oportunidad a una extraña nave con forma de cigarrillo muy cerca de la Luna. Cernan es otro de los que no dudan de la existencia de vida extraterrestre.

Completan la larga lista de hombres de la NASA que han tenido un avistamiento los ex astronautas, Donald Slayton, del Proyecto Mercury, quien reveló en una entrevista haber visto un ovni en 1951 mientras pilotaba un avión de combate P-51. Robert White, en 1962, mientras pilotaba un X-15 y Scott Carpenter, también del Proyecto Mercury, quien se le asigna la frase: "En ningún momento los astronautas han estado solos en el espacio, siempre ha habido una constante vigilancia por los OVNIs".

Ahora bien, luego de esta lista cabe preguntarse cómo pueden clasificarse estos testimonios ¿son acaso también un grupo de alucinados que no saben lo que dicen? ¿Mienten y confundieron estos objetos con algún otro objeto del universo o de la Tierra? ¿Pueden los astronautas confundir también Venus, la Luna o un globo metereológico con objetos no identificados? Cabe la pregunta y mejor aún, cabe pensar en la respuesta.

NOTA: Como una nota a pie de página vale decir que desde siempre circula en la web una supuesta grabación de una conversación entre Neil Armstong y Houston, en donde supuestamente el primer hombre en la Luna avisa al Centro de Control que está divisando lo que sería una nave extraterrestre. Hasta el momento ese audio no ha podido comprobarse su autenticidad.



Imágenes de los astronautas



Frank Borman y James Lowell


Ed White



James McDivitt



Eugene Cernan


Donald Slayton


Robert White



Scott Carpenter

1 comentario:

ALBERTO dijo...

DESTRUCCION DE PRUEBAS DE EXISTENCIA ALIENIGENA POR PARTE DE LA NASA.
Es posible hacer uso de pruebas en contra de la NASA como resultado del juicio llevado a cabo contra el pirata informático Gary McKinnon. Testigos creíbles han dicho que la NASA ha alterado o destruido fotos que contienen imágenes de ovnis. Esto podría convertirse en un marco jurídico y en tema de preocupación pública por parte de la NASA. La agencia espacial que estaba tratando de enjuiciar a McKinnon por haberse introducido en sus equípos informáticos en busca de archivos sobre el fenómeno OVNI. McKinnon comentó que había visto un OVNI en los archivos de las computadoras en la NASA. Sin embargo, la NASA ha negado esto. La afirmación de que la NASA no oculta nada, está siendo cuestionada. Algunos testigos son ex empleados de la NASA y con profundos conocimientos de las operaciones internas que alli se realizan. Si la destrucción de bienes públicos se ve confirmado por la NASA, el presupuesto que va a necesitar dicha agencia para justificar este punto va a ser tan desorbitante que se les va a ir gran parte de las ayudas estatales que tienen para investigación en abogados, quedandose el gasto empleado con McKinnon insignificante. Uno de los cometidos de la NASA es buscar señales de inteligencia extraterrestre en el espacio exterior. A continuación, pedir más dinero para continuar observando, después de la destrucción de pruebas de que realmente han "encontrado" algo no sería tan fácil. PARA MAS INFORMACION ESCRIBANME A TEFILO2@HOTMAIL.COM