ESTE CONSEJO TE PUEDE AYUDAR MUCHO A CUMPLIR CON TUS PROPÓSITOS Y OBJETIVOS DE AÑO NUEVO (YO LO APLICO Y ME FUNCIONA)



Por Percy Taira

La otra vez, mientras revisaba algunos objetos viejos para ayudar con la limpieza de la casa, me encontré con mis antiguos cuadernos y diarios de los años pasados, y allí, encontré por supuesto, hojas en las que había escrito mis promesas y propósitos de año nuevo. Al revisarlas sentí una especie de nostalgia, risa y también un poco de tristeza. Nostalgia porque de alguna manera, al revisar aquella lista repasé sin querer, mis sueños y anhelos de los años en que los escribí; risa porque algunos de esos propósitos eran demasiado ambiciosos para lo que estaba viviendo en la actualidad (como tener tantos miles de dólares en el banco, comprar una casa o tener tal cantidad de hijos); y tristeza, mucha pena, porque al revisarla me di cuenta de que gran parte de esos propósitos, por no decir la mayoría, no los había cumplido.

Y fue en ese momento recordé por qué ya no hago promesas y propósitos de año nuevo, simplemente, porque nunca los había cumplido, y sé que muchos los que han llegado a este post, han tenido o tienen, el mismo problema. La pregunta entonces es: ¿cómo hacer para cumplir mis propósitos de año nuevo? ¿Cómo puedo cumplirlos?

VIDEO DEL TEMA EN MI CANAL PERSONAL DE YOUTUBE


Miles de propósitos, miles de temas

Cuando uno piensa en su lista de propósitos de año nuevo, lo primero en lo que piensa es en una larga lista de objetivos que van desde bajar de peso, estudiar un idioma hasta encontrar al amor de su vida, comprarse ese “algo” que tanto se desea y engordar con miles de dólares esa cuenta de ahorro, pero lamentablemente, con el paso de los días, incluso de las semanas, cada uno de estos propósitos se van olvidando o vemos cómo la realidad es más fuerte que nuestra voluntad y nos echamos para atrás, nos rendimos, y volvemos a hacer lo mismo que hicimos el año pasado.

Esto es algo que hacía yo hasta que de descubrí, de manera intuitiva, una nueva manera de ver estos propósitos y que hasta la fecha, me ha dado muchos y buenos resultados. Ojo, no soy el creador de esta técnica, supongo que muchos otros amigos la aplican, solo digo que yo llegué a ella por mis propias cavilaciones y mi propio razonamiento y veo que funciona.

Ver el bosque no los árboles

Sé que hay muchos libros de autoayuda y desarrollo personal que nos dicen que cada vez que nos pongamos una meta debemos ser los más específicos posibles para así poder enfocarnos mejor, centralizar nuestros esfuerzos, y así llegar a cumplir con rapidez nuestros objetivos. Sin embargo, a muchos de nosotros esta estrategia no nos funciona cuando se trata de nuestros propósitos de año nuevo. Cuando ponemos en nuestra lista bajar de X kilos a Y kilos, muchos en vez de enfocarse en este objetivo o sentirse motivados por ello, lo que nos produce es estrés, frustración, depresión, o simplemente sentimos que aquella meta es imposible.

Y esto es algo que sucede en cada ámbito de nuestra vida no solo la salud, sino también el trabajo/estudio, dinero y amor.

Por ello voy a compartir con ustedes este consejo sencillo para evitar esto, y es: no pensar en los árboles específicos sino, en todo el bosque. Es decir, no hagamos metas particulares y muy específicas sino que centremos nuestra atención en el propósito general.

Ponle nombre a tu año

No sé si esto es costumbre mundial pero en muchos países tanto en occidente como oriente, los gobiernos suelen elegir su “año de…”, es decir, cada año, el gobierno de determinado país bautiza con un nombre al año que está por venir. Estos años son nombrados o titulados de acuerdo con un objetivo propósito principal que el gobierno quiere destacar y compartir con la población. Entonces tenemos que tal año es denominado “el año de la inclusión social”, otro el “año de la producción de productos marinos”,  “año de la defensa del niño”, “año de la paz” o “año del medio ambiente”, etcétera.

Si se han dado cuenta, estos objetivos son generales, no son particulares porque no te dicen qué programas van a impulsar para lograr la inclusión social, cuánto se espera producir o cómo van a proteger el medio ambiente, pero el gobierno lo emplea por dos razones, primero para que cada uno de sus ministerios se enfoquen, cada uno por supuesto dentro de sus responsabilidades y posibilidades, en la concreción de ese objetivo común, y segundo, porque es un objetivo claro para que la población entienda hacia que objetivo van a ir todas las políticas que impulse.

Pues bien, en los últimos años yo he hecho algo parecido: dejé las interminables listas con decenas de objetivos específicos y comencé a utilizar un solo nombre, con un solo objetivo general que me haga ver el bosque y no los árboles. Es decir, comencé a ponerle nombre a mis años.

¿Cómo funciona?

Pues bien, antes que nada, escribe en una hoja en blanco todos los propósitos o metas que deseas lograr el próximo año. Es decir, tal y como lo vienes haciendo hasta ahora. Luego, si revisas bien esa lista, verás que muchos de tus objetivos corresponden a “grandes grupos” o campos comunes. Estos campos podrían resumirse en Salud; Trabajo/estudios; Dinero; y Amor.

Este es un ejemplo: si escribiste bajar de peso; ir al gimnasio; dejar de fumar; dejar de tomar bebidas gaseosas (sodas). Estos objetivos están dentro del tema SALUD. O quizá escribiste: llevarme mejor con mis padres; conseguir una pareja y adoptar una mascota, esto está relacionado dentro del campo del AMOR. Y así por el estilo. Entonces, lo que debes hacer es agrupar todos estos objetivos cada uno en su determinado campo. Si uno anda suelto por allí y no ves que coincida con ninguno, no lo agrupes y déjalo suelto.

Pues bien, una vez que haces esto, viene la parte más difícil, lo que tienes que hacer es meditar cuál de todos esos campos, con todos esos objetivos dentro, es el más importante para ti, y en el que te quieres enfocar el próximo año. La idea es que al final te quedes solo con un campo. Ojo, con esto no digo que deseches los otros objetivos y campos y que no sirven, no, si quieres, pueden intentar dejar de fumar mientras buscas una nueva pareja. Todo es válido, pero aquí lo que buscamos es que definas bien en que vas a enfocar tu energía el próximo año. Recuerda, cuando eliges tu campo preferido, eso quiere decir que toda tu energía, mente y cuerpo, trabajarán para lograr ese objetivo.

Bautiza tu año nuevo

Entonces digamos que eliges SALUD, un campo que incluye varios objetivos como bajar de peso, dejar de fumar, comer de manera más saludable, etcétera. Entonces es hora de que bautices a tu año nuevo. Debe ser un titular casi periodístico, un nombre corto y fácil de recordar. Y que sobre todo, te haga sentir cómodo, que no te estrese. Recuerda, no vayas a lo específico, sino busca un término general. Puedes buscar opciones como: Año de mejorar el cuidado de mi cuerpo; Año de cuidar mi alimentación o simplemente, Año de mejorar mi aspecto físico.

Una vez que hayas elegido el nombre de tu año, lo que debes hacer es interiorizarlo. Trata de colocar ese título en lugares en donde siempre puedas verlo: colgarlo en tu pared, colocarlo en tu pizarra de corcho, ponerlo como fondo de pantalla de tu laptop, guardarlo en tu billetera, etcétera. Pero siempre debes tenerlo presente. Siempre debes recordarlo.

Yo vengo practicando este método desde hace tres años y les diré que uno puede ver la diferencia de inmediato. Primero, este método impacta más en nosotros porque en vez de recordar una gran lista llena de varios temas, solo nos centramos en un titular que incluye varios objetivos de un mismo campo, y este es el segundo punto importante, como el título es general, esto abarca mucho más que solo los objetivos que nosotros nos hemos impuesto, por ejemplo, al referirnos al “Año de mejorar el cuidado de nuestro cuerpo”, entenderemos que esto puede abarcar incluso al cuidado de nuestra mente, de nuestro aspecto, digamos superficial (vestir mejor, un cambio de look, etc), que en un primer momento no contemplamos pero con la misma realidad se va presentado, esto es importante, porque no nos limitamos a solo nuestra lista, sino que podemos descubrir muchas más formas de alcanzar nuestro objetivo personal. Por último, al tener un campo tan amplio de acción con objetivos nuevos no previstas pero que igual nos llevan al objetivo general común, esto no nos estresa y es muy difícil que nos frustre porque nos permite  buscar un camino diferente si es que uno se nos cierra o buscar nuevas opciones si una nos disgusta o vemos que no es para nosotros. Es decir, la flexibilidad de esta manera de pensar, sentir y buscar cumplir nuestros propósitos, nos da libertad y nos abre caminos que podemos definir dependiendo de cómo nos sentimos y qué es lo que deseamos. Las reglas, de alguna forma, las ponemos nosotros.


Este es amigos y amigas lo que quería compartir con ustedes, lo hago por el objetivo mismo de este blog que es el de ayudarnos a crecer y desarrollarnos tanto mental, física, intelectual y espiritualmente. Espero que les haya parecido interesante, y si es así, recomienden el artículo a sus amigos que es gratis y me ayudan a hacer crecer este blog, y ya saben, piensen en qué nombre ponerle a tu año, y luego me cuentan si les funcionó o no. Gracias por estar allí y bueno


No hay comentarios:

ENCUESTA: ¿Cuál es tu tema de misterio favorito? Ovnis o fantasmas. Participa de nuestra encuesta.