HISTORIAS DE TERROR #2: MI VIDA CON "ELLOS"


Estas sin historias y testimonios reales de personas lectoras de nuestro blog www.expedienteoculto.blogspot.com que han tenido algún tipo de encuentro con lo extraño o lo sobrenatural.

Si tienes historias de encuentros similares, coméntalas en nuestro cajón de comentarios. Si quieres conocer más testimonios, dale me gusta y suscríbete a nuestro canal. Gracias.

Visítanos en:

Blog: www.expedienteoculto.blogspot.com
Facebook: www.facebook.com/blogexpedienteoculto/
Twitter: @ExpedienteOcult
YouTube: www.youtube.com/user/flooppy25/videos
Ivoox: PodCast Expediente Oculto




Llevo toda la vida conviviendo con unas sombras extrañas en las noches. Despierto, abro los ojos y las veo. Al principio, cuando era niño, solo veía a una mujer extraordinariamente alta, no podía verle la cara pero sí notaba a veces sus ojos brillantes y, cuando la veía, me paralizaba, no podía moverme. Ni siquiera podía mover los ojos o la cabeza. Yo tenía diez años la primera vez que la vi. Ella estaba a los pies de mi cama. Sus ojos brillaron y me asusté mucho. No podía moverme y sentía que me asfixiaba. Las siguientes veces aparecía recostada en la puerta de la habitación y otras veces incluso se acercaba hasta mi cama. Cada vez que aparecía, yo sentía los mismos síntomas de angustia hasta que podía moverme, encendía la luz, y no encontraba a nadie.

Una noche, cuando ya tenía veintidós años, ella volvió a aparecer pero lo hizo acompañada de un hombre incluso más alto que ella. Aquella vez no desaparecieron cuando me moví. Pude pasar mis manos a través de ellos y después desaparecieron. Aquella noche no dormí, y el tiempo que lo hice tuve la luz encendida. A partir de ahí, los veo a los dos más seguido. Sobre todo en periodos de gran excitación como exámenes, fiebres o momentos clave de mi vida. En todos esos momentos parecen estar muy cerca de mí, o yo de ellos, no lo sé.

Sé que parezco un loco, pero tengo la sensación de poder asomarme a una ventana y ver su mundo. Hay más, no solo son esos dos que me visitan. También aparece a veces, un niño que presiona mi pecho con su mano y yo no puedo moverme. Juro por Dios que estoy despierto y nuevamente, cuando puedo moverme, la sombra  desaparece y yo entro en pánico.

Hoy tengo treinta y ocho años de edad, una familia, buenos amigos y una vida social muy activa. Soy deportista, no bebo ni fumo, y toda la vida he convivido con Ellos. La gente que me rodea lo sabe, pero creen, como yo quería creer hasta ahora, que solo se trata de malos sueños.

Pero sé que no son sueños pues cada vez que repaso los acontecimientos, sé que estoy despierto. No estoy soñando.

No hay comentarios:

ENCUESTA: ¿Cuál es tu tema de misterio favorito? Ovnis o fantasmas. Participa de nuestra encuesta.