REFLEXIÓN: LOS ORÍGENES MASIVOS DE LA VIOLENCIA: POLÍTICA Y RELIGIÓN



Por Percy Taira

Si algo nos ha enseñado la historia (por lo menos a mí) es que hay dos formas principales de justificar la violencia contra inocentes: la política y la religión. Lo curioso del cerebro es que al parecer, como el dolor, solo acepta un extremo. O eres un violentista político extremista o religioso extremista. Esto es, el que es capaz de matar por política no necesariamente es religioso o necesita un fundamento religioso para hacerlo, incluso puede ser ateo, y viceversa, el religioso extremo puede ser apolítico. No importa. El problema es cuando estos dos extremos se juntan. El nazismo, fue el último gran esfuerzo para que estos dos tsunamis de violencia se unieran, y ya sabemos lo que pasó. Pero lo otro, el justificar la violencia porque es política o religiosamente "correcto" para el ser humano, es igual de jodida para el hombre. Nadie "merece" morir, nadie "busca" morir, nadie es "justo" de que muera. Ni por religión ni por política. Si aprendemos eso, podemos decir que habremos aprendido algo en los dos mil años de historia conocida y quizá podamos buscar un mejor futuro en los próximos dos mil años que nos quedan. Sino, seguiremos en ese tiempo cíclico del que nos advertían los antiguos hombres y viejos chamanes, en el que hagas lo que hagas, el ser humano está condenado a repetirse a sí mismo como en un espejo. Un efecto "loop" para que me entiendan.

1 comentario:

Anónimo dijo...

La historia no es una ciencia; es el arte de mostrar una cara limpia y esconder un culo siniestro.

Leopoldo Marchal.