CARLOS ALBERTO, EL JUGADOR BRASILEÑO QUE SE "BLANQUEABA" LA CARA PARA JUGAR

Equipo del Fluminense en 1916, cuando el fútbol era considerado un deporte de "blancos"

Por Percy Taira

Lamentablemente el racismo en el fútbol es algo que todavía existe. Lo hemos visto varias veces cuando hinchas e incluso los propios jugadores atacan a los futbolistas con insultos, gestos o comentarios sobre el color de la piel.

Uno de los casos emblemáticos de esta terrible realidad ocurrió a comienzos del siglo XX, en Brasil, cuando el fútbol era considerado, un deporte de blancos.

En esos años el Fluminense era el equipo más "aristocrático" de Brasil. Los miembros del club, incluidos los jugadores, eran grandes empresarios y demás personas adineradas de Río de Janeiro.

En sus reglas internas, este club, simplemente no permitía jugadores de raza negra. 

Sin embargo, debido a que el equipo pasó una crisis que no le permitía contar con buenos jugadores, en el año 1916, decidió contar con la presencia de un gran futbolista, un joven universitario llamado Carlos Alberto, pero había un "problema", y es que el joven era negro.

Carlos Alberto, jugador del Fluminense y cuya historia, es una muestra del racismo en el fútbol

Esto llevó al Fluminense tomar medidas extremas, por ejemplo, Carlos Alberto no salía junto con su equipo cuando este salía a la cancha antes del partido para saludar a los hinchas. Carlos Alberto era escondido en el camerino y solo salía cuando estaba a punto de comenzar el juego.

Otro hecho más, y esto es lo más vergonzoso, es que Carlos Alberto tenía que empolvarse el rostro con polvo de arroz, para disimular el color negro de su piel. Se dice que en un partido contra el America, el polvo de la cara de Carlos Alberto, comenzó a correrse por el sudor, fue entonces cuando la hinchada del otro equipo notó el engaño y comenzó a burlarse del jugador gritándole: "Po de arroz", que en español quiere decir "Polvo de arroz".

Actualmente, los hinchas del Fluminense recibe a sus jugadores con "polvo blanco"

Con el tiempo el apodo a Carlos Alberto, fue tomado por todo el equipo del Fluminense, es más, hoy en día, la hinchada del Fluminense cada vez que sale su equipo, puede verse en las tribunas una nube blanca que hace recordar este hecho, aunque por supuesto, ya no con las mismas connotaciones racistas de antaño.

No hay comentarios: