SIGNOS PROFÉCTICOS DEL FIN DE LA IGLESIA CATÓLICA




Por Percy Taira


La dimisión de Benedicto XVI ha preocupado a muchos, sobre todo, a aquellas personas que consideran que podemos estar cerca a los muchos consideran el fin de la Iglesia Católica.

Pues bien, todas las profecías que hablan sobre el fin de la Iglesia Católica, coinciden mucho en algunos elementos. Elementos que vamos a resumir en este post, como una especie de guía o signos que podemos ver claramente y así tomar conciencia de que si estamos o no, cerca de este momento.


. Corrupción dentro del Vaticano. En principio, muchas profecías hablan sobre un tiempo muy duro para la Iglesia Católica, tiempo que seguramente ya estamos viviendo en estos momentos, con los casos de corrupción dentro del Vaticano (Lavado de dinero en el Banco Vaticano y los Vatileaks) y otros mucho más terribles como los abusos sexuales por parte de algunos sacerdotes a menores de edad. Para muchos, ya estamos en este tiempo.

. Difícil elección de un nuevo Papa. La elección del último Papa de la Iglesia Católica, será muy difícil. La política, el dinero, la corrupción y la religión en sí misma, y los cambios de los tiempos, dividirán a la Iglesia y habrá mucha confusión dentro de sus líderes, que no tendrán muy en claro el camino que deberá seguir la Iglesia Católica.

. Italia, y específicamente, Roma, será destruida. Muchas profecías señalan como un importante signo del fin de la Iglesia Católica, cuando la ciudad de Roma, con el Vaticano dentro, quedará destruida. No se sabe si es que será destruida producto de un ataque militar, o quizá, por un desastre natural (un terremoto por ejemplo). Lo que es cierto es que aquel evento destruirá completamente la ciudad italiana y dejará muchas muertes a su paso.

. El cambio de sede del Vaticano. Esto va de la mano con la gran catástrofe que ocurrirá en la ciudad de Roma según las profecías. Y es el cambio de la sede del Vaticano. El último Papa, se verá obligado a abandonar el Vaticano (probablemente se irá a Francia) y a cumplir sus funciones fuera de Roma.

. El Papa será perseguido. Pero el Sumo Pontífice no sólo abandona Roma por la destrucción de la ciudad, sino también porque será perseguido por los propios miembros del Vaticano. Acá las profecías nos hablan sobre la aparición de un posible Antipapa, un hombre que aparecerá adjudicándose también el título de Papa y la Iglesia Católica, se dividirá completamente. Es el inicio del fin.

. El Papa será asesinado. Otras profecías nos dicen que cuando el Papa se encuentre fuera del Vaticano, será asesinado, y con ello, la confusión, el desamparo, de todos los católicos conllevará a un rompimiento mundial.


Hay otras profecías que según son interpretadas nos hablan específicamente de grupos o sectas (como las masónicas) que estarían detrás de la destrucción del Vaticano, pero estas se basan más en interpretaciones que en dichos claros y directos.

Lo mismo sucede cuando se señala que la aparición de  un Antipapa, será el primer paso para la llegada del Anticristo, pero nuevamente, no todas hablan de este tipo de eventos.

Por otro lado, si bien, se dice que la Iglesia Católica terminará luego de estos acontecimientos, otras profecías señalan que esto será para bien, porque el catolicismo se levantará de sus cenizas y de alguna forma se “limpiará” de sus pecados y renovará su sentido espiritual con Cristo y Dios.

¿Estaremos cerca del fin de la Iglesia Católica? Pues tendremos que esperar el próximo marzo para ver quién es el nuevo Papa y qué aires le pondrá a la Iglesia Católica.

3 comentarios:

GASPAR BÚFALO dijo...

Se dice que habrá una elección confusa de la que surgen un Papa legítimo y un antipapa...

Un Papa obligado a salir de Roma en circunstancias calamitosas.

El antipapa usurpa la Silla de Pedro por la maniobra de una secta masónico-satánica que opera dentro de El Vaticano.

Un gran cisma para la Iglesia, resultado de esa situación de dos Papas antagónicos.
He aquí algunas de esas profecías:

San Francisco de Asís: "Habrá un Papa electo no canónicamente que causará un gran cisma. Se predicarán diversas formas de pensar que causarán que muchos duden, aún aquellos en las distintas órdenes religiosas, hasta estar de acuerdo con aquellos herejes que causarán que mi Iglesia se divida. Entonces habrá tales disensiones y persecuciones a nivel universal que si esos días no se acortaran, aún los elegidos se perderían".

Juan de Vitiguero, en el Siglo XIII: "Cuando el mundo se encuentre perturbado, el Papa cambiará de residencia".

Juan de Rocapartida, un siglo después: "Al acercarse el Fin de los Tiempos, el Papa y sus cardenales habrán de huir de Roma en trágicas consecuencias hacia un lugar donde permanecerán sin ser reconocidos, y el Papa sufrirá una muerte cruel en el exilio".

Nicolas de Fluh, en el siglo XV: "El Papa con sus cardenales tendrá que huir de Roma en situación calamitosa a un lugar donde serán desconocidos. El Papa morirá de manera atroz durante su destierro. Los sufrimientos de la Iglesia serán mayores que cualquier momento histórico previo".

El venerable Bartolomé Holzhauser, fundador de las sociedades de clérigos seculares en el Siglo XVIII: "Dios permitirá un gran mal contra su Iglesia: vendrán súbita e inesperadamente irrumpiendo mientras obispos y sacerdotes estén durmiendo. Entrarán en Italia y devastarán Roma, quemarán iglesias y destruirán todo".

Las palabras de la Virgen reveladas en La Salette a Melania: "Roma perderá la fe, y se convertirá en la sede del Anticristo".

La revelación recibida por la Madre Elena Aiello, famosa estigmatizada que fuera consultada con frecuencia por el Papa Pio XII: "Italia será sacudida por una gran revolución (...) Rusia se impondrá sobre las naciones, de manera especial sobre Italia, y elevará la bandera roja sobre la cúpula de San Pedro".

La beata Ana Catalina Emmerick, religiosa Agustina, en 1820: "Vi una fuerte oposición entre dos Papas, y vi cuan funestas serán las consecuencias de la falsa iglesia, vi que la Iglesia de Pedro será socavada por el plan de una secta. Cuando esté cerca el reino del Anticristo, aparecerá una religión falsa que estará contra la unidad de Dios y de su Iglesia. Esto causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo".

Elena Leonardi, asistida espiritual del Padre Pio: "El Vaticano será invadido por revolucionarios comunistas. Traicionarán al Papa. Italia sufrirá una gran revuelta y será purificada por una gran revolución. Rusia marchará sobre Roma y el Papa correrá un grave peligro".

Enzo Alocci: "El Papa desaparecerá temporalmente y esto ocurrirá cuando haya una revolución en Italia".

La Beata Ana María Taigi: "La religión será perseguida y los sacerdotes masacrados. El Santo Padre se verá obligado a salir de Roma".

La mística María Steiner: "La santa Iglesia será perseguida, Roma estará sin pastor".

Las revelaciones en Garabandal: "El Papa no podrá estar en Roma, se le perseguirá y tendrá que esconderse".

Al sacerdote italiano Stefano Gobbi, místico y fundador del Movimiento Sacerdotal Mariano, la Santísima Virgen le reveló: "Las fuerzas masónicas han entrado a la Iglesia de manera disimulada y oculta, y han establecido su cuartel general en el mismo lugar donde vive y trabaja el Vicario de mi Hijo Jesús. Se está realizando cuanto está contenido en la Tercera parte de mi mensaje, que aún no ha sido revelado, pero que ya se ha vuelto patente por los mismos sucesos que estáis viviendo".

((CONTINUARÁ))

GASPAR BÚFALO dijo...

Sor Agnes de Akita: "La obra del demonio se infiltrará hasta dentro de la Iglesia de tal manera que verán cardenales contra cardenales, obispos contra obispos".

Sor Sofía María Gabriel: "Habrán dos Papas rivales y una gran crisis centrada en el papado vaticano, y la Iglesia quedará dividida en dos bandos".

Cardenal Mario Luigi Ciappi: "La pérdida de la fe en la Iglesia, la apostasía, saldrá de la cúspide de la Iglesia".

Papa San Pío X: "He tenido una visión terrible: no sé si seré yo o uno de mis sucesores, pero vi a un Papa huyendo de Roma entre los cadáveres de sus hermanos. Él se refugiará incógnito en alguna parte y después de breve tiempo morirá una muerte cruel".

Padre Paul Kramer: "El antipapa y sus colaboradores apóstatas serán, como lo dijo la Hermana Lucía, los partidarios de Satanás, quienes trabajan para el mal y no tienen miedo de nada".

Sor Lucía dos Santos, revelando el Tercer Secreto de Fátima: "Vimos a un obispo vestido de blanco, que temíamos fuera el Santo Padre, huir de una ciudad en ruinas, tembloroso y con paso vacilante, apesadumbrado de dolor y pena, rezando por los cadáveres que encontraba por el camino".

Papa Juan Pablo II cuando todavía era Cardenal, ante el Congreso Eucarístico de Pennsylvania, en 1977 declaró: "Estamos ante la confrontación histórica más grande que la humanidad haya tenido. Estamos ante la contienda final entre la Iglesia y la anti-iglesia, el Evangelio y el anti-evangelio. Esta confrontación descansa dentro de los planes de la Divina Providencia y es un reto que la Iglesia entera tiene que aceptar".

Todas éstas profecías tienen algo que ver con la manera en que la masonería iluminista (satánica) logró introducirse dentro de la Iglesia con el objeto de manipularla, destruyendo su fe, para poder convertirla en instrumento colaborador del gobierno mundial que en su momento ejercerá Maitreya el Anticristo.

Esa tarea de infiltración lleva casi un siglo, y obedece a la estrategia del Caballo de Troya: introducirse para destruir desde dentro.

Si bien ya muchos miembros de la masonería eclesiástica han llegado hasta el nivel de obispos y cardenales, nunca han podido lograr su objetivo esencial, que es posicionar como Papa a uno de sus miembros.

La infiltración formal data de 1926 cuando, en Aix-La Chapelle de Aachen, los sacerdotes jesuitas Herman Gruber y Berteloot se reunieron con los tres eminentes masones Kurt Reichl, del Consejo Supremo de Austria, Eugen Lenhoff, gran maestre de la Logia Austriaca, y el doctor H. Ossian Lang, secretario general de la Gran Logia de Nueva York.

Posteriormente, en 1937, los dignatarios del Consejo Supremo de Francia emprendieron, con el cabalista Oswald Wirth y con el gran maestro grado 33 Albert Lantoine, del Supremo Consejo Escocés, la tarea explícita de propiciar el acercamiento entre sacerdotes católicos y la corriente espiritualista de la masonería negra.

Participaban, entre otros, los sacerdotes Gruber y Mukermann. Todos coincidían en el empeño por crear un "socialismo cristiano global" vinculado al Marxismo.

De hecho, hubo un Cardenal adherido a la masonería que estuvo a punto de llegar a ser Papa, y éste fué el Cardenal Mariano Rampola.

Cuenta la historia que, a la muerte del Papa León XIII, todos daban por segura la elección del carismático Cardenal Mariano Rampolla, Secretario de Estado, como sucesor al trono pontificio. Sin embargo, durante el cónclave, el Cardenal metropolitano de Cracovia marcó el alto mediante un telegrama de Su Majestad Franz Josef, del imperio Austro-Húngaro vetando esa nominación. Años después se supo que la objeción se debió a la notificación de que Rampolla pertenecía a la Gran Logia del Ordo Templis Orienti, en la que había sido iniciado en Suiza, llegando a escalar hasta el grado de Gran Maestro...

¡VADE RETRO, SATÁN!

(((CONTINUARÁ)))

GASPAR BÚFALO dijo...

Y es así la manera en que, con todos éstos ejemplos de infiltraciones satánicas dentro de la Iglesia católica, a partir de los años sesentas del siglo pasado y posteriormente al Concilio Vaticano II, comenzó a fraguarse un cisma dentro de la Iglesia...

El mismísimo Papa Pablo VI lo confirma todo cuando, allá por junio de 1972 admitiera públicamente con amargura que: "El humo de Satanás se había introducido por las grietas de la Iglesia".

Son momentos históricos de la Iglesia en que Clérigos comenzaron a realizar todo tipo de cambios en la liturgia y en la disciplina, hasta llegar a nuestros días en que se promueve la abierta rebeldía contra el Papa y se presiona para que éste derogue el celibato sacerdotal, acepte los métodos anticonceptivos y abra las puertas al sacerdocio de la mujer y al gobierno colegiado de los obispos.

Pero ese cisma de la Iglesia, que hoy es soterrado, llegará a cristalizarse y a hacerse público, el día en que PEDRO ROMANO ascienda al trono y un ANTIPAPA reclame el pontificado con un grupo de cardenales y obispos...

En la historia de la Iglesia han habido 38 antipapas, es decir, Papas que han ejercido ilegítimamente el pontificado por una elección irregular. Pero la gravedad del antipapa que será reinante con Pedro Romano es del todo singular, pues es la primera vez que se da como infiltración de una secta masónico-satánica, y porque atacará directamente la doctrina con el fin de que la Iglesia sea puesta al servicio del gobierno mundial de MAITREYA el ANTICRISTO.

¡¡VADE RETRO, SATÁN!!