EL DIOS DE LA GRAN ESMERALDA DEL PERU


El mítico guerrero Naylamp llegando a las costas del Perú.

Por Percy Taira

Esta es una historia que particularmente desconocía. Y es que entre los principales dioses que se adoraban en el antiguo Perú, se encontraba uno muy particular, que era la adoración a una gran y divina Esmeralda.

El dato lo encontré en el libro Repúblicas de Indias, Idolatrías y Gobierno en México y Perú antes de la Conquista, escrito por el fraile de la orden de San Agustín, Jerónimo Román y Zamora, en el año de 1575.

Pues bien, en esta obra dice lo siguiente:

“Eran más supersticiosos los del Perú, que los de Nueva España, porque si veían alguna peña, ó roca, ó un gran guijarro que se diferenciaba en algo de los otros, estaban persuadidos que era cosa divina, y que los dioses habían puesto en él algo de su deidad.

Tuvieron los del Perú entre otros dioses muy famosos una Esmeralda, la cual era grandísima y de precio inestimable, esto no estaba puesta en público, como los demás ídolos, mas teníanla guardada como reliquia y sacábanla en ciertos días señalados, y el pueblo la adoraba, y si alguno estaba enfermo lo llevaban delante de la piedra, y los ministros persuadían á los simples que le ofreciesen dones de otras piedras preciosas y que alcanzarían salud.

Usaron reverenciar poco á poco á los señores y Reyes que les trajeron algunos cómodos y provechosos y fueron justos y virtuosos, y así por tiempos les vinieron á hacer templos y á ofrecer sacrificios”.

Como he dicho, no tenía conocimiento sobre la adoración a algún tipo de Esmeralda por estas tierras, sin embargo, he encontrado una leyenda que vincula el culto de una esmeralda con el dios Naylamp, fundador de la cultura Lambayque, Chimú y Mochica.

Señalan las historias que el guerrero trajo consigo cuando llegó a estas tierras un ídolo que lo representaba hecho de una sola piedra verde, que según se dice, se veía como una esmeralda a la cual llamaban Yampallec (de aquí se origina el nombre de Lambayeque), que quiere decir estatua de Naylamp, pues se dice que tenía el aspecto, y sobre todo el tamaño de aquel guerrero. Si suponemos que esto del tamaño es real, pues se habría tratado de una piedra o una estatua sumamente enorme.

La pregunta que queda en el aire sin embargo, es si el fraile y cronista Jerónimo Román se habrá referido al culto de la estatua de Yampallec en sus crónicas. Es decir, si la leyenda del ídolo que trajo consigo Naylamp, tuvo algo de cierto.



No hay comentarios: