CARTA DE EDWIN ELMORE A JOSÉ SANTOS CHOCANO



Lima, 31 de octubre de 1925.

Señor José Santos Chocano.

Ciudad.

Hace pocos momentos ha cometido usted la villanía de preguntarme por teléfono –poniéndose así a cautelosa distancia– si soy hijo de don Teodoro Elmore, calificándole usted de «Traidor de Arica», dando así una prueba de ignorancia de la historia patria y de miseria espiritual muy grande.

Ha pretendido usted vengarse de la defensa que he hecho del idealismo hispanoamericano, estúpidamente atacado por usted. En el Perú todos nos conocemos, y la conducta de mi padre ha sido juzgada honrosamente por propios y extraños. Precisamente en Arica fue donde el temple moral y las capacidades técnicas de mi padre –a tono con el espíritu de su época– se pusieron en evidencia; y sólo lo más bajo y ruin que hay en el alma humana pudo buscar en un hombre tan puro y valeroso como él la víctima propiciatoria de esa desgracia nacional.

El hombre es responsable únicamente de sus actos, y si descendiera a juzgar los de usted demostraría a los pocos que aún lo ignoran que usted, en sus actos públicos y privados, se ha conducido siempre como un perfecto miserable.

Le advierto a usted que no le he pegado de sopapos por despreciarle demasiado, y que si usted en cualquier forma se dirigiera a mí, en el lugar en donde lo hallare le escupiría la cara.

Edwin Elmore.




No hay comentarios: