LA ABDUCCIÓN DE CHARLIE HICKSON Y CALVIN PARKER EN PASCAGOULA


(De izq. a der.) Cherlie Hickson (42) y Calvin Parker (19), en el año 1973.


Por Percy Taira


El hecho ocurrió la noche del 11 de octubre de 1973. En aquel momento, dos hombres, Charlie Hickson de 42 años, y Calvin Parker, de 19 años, trabajadores de un astillero cercano, se encontraban a orillas del río Pascagoula en Mississippi, Estados Unidos, buscando pescar algunos peces en la zona. De pronto, a las 10 de la noche, mientras se encontraban pescando, ambos escucharon un zumbido a sus espaldas. Hickson volteó y vio un objeto volador con forma ovalada que estaba aterrizando a unos veinte metros de dónde ellos se encontraban.

Según los testimonios la nave medía unos cuatro metros de ancho, tres de alto y diez metros de largo. Emitía una luz intermitente y no producía ruidos como de motor o algo parecido, que demostraran que fuera algún tipo de vehículo terrestre.


La supuesta nave extraterrestre dibujada por Hickson y Parker.

Ante la sorpresa de los dos hombres, el objeto se mantenía flotando a pocos centímetros de la superficie. En ese momento, en el objeto se abrió una especie de puerta. Luego, tres seres de un metro y medio aproximadamente, sin ojos, aparecieron en esta extraña abertura y comenzaron a avanzar hacia Hickson y Parker.

Así describe Charlie Hickson a estos seres:

“Ellos (los seres) se salieron flotando de la abertura, se mantuvieron a la misma distancia del suelo que la nave y vinieron por nosotros…La cabeza parecía salir directamente de los hombros, y algo que se asemejaba a una nariz terminaba en una punta que medía casi cinco centímetros. En cada lado de la cabeza, alrededor deln. Las piernas permanecían juntas y los pies eran como pies de elefante. El cuerpo entero estaba arrugad lugar dónde estarían las orejas, había algo similar a la nariz del frente. Directamente debajo de la nariz del frente había una ranura que parecía ser la boca. Los brazos eran algo parecido a los brazos humanos, pero más largos en proporción a su cuerpo; las manos parecían unos mitones, había un pulgar adjunto al mitóo y era de un color grisáceo. Podían haber habido ojos pero la parte de arriba de la nariz estaba tan arrugada que no podía distinguirlos.”

Luego de salir de la nave, dos de los tres seres tomaron a Hickson del brazo, quien quedó completamente paralizado, mientras esto pasaba, el otro ser se llevaba a Parker, quien al parecer, se habría desmayado. Ambos fueron transportados al interior de la nave.

DENTRO DE LA NAVE

Una vez dentro de la nave, Hickson describe que había una luz sumamente brillante en el interior que llegó a cegarlo por unos minutos, quería cerrar los ojos, pero algo se lo impedía. Entonces, apareció de una de las paredes, una especie de ojo gigante. Este “Ojo” se acercó a Charlie, y se detuvo aproximadamente a quince centímetros de su rostro. Nuevamente Hickson intentó cerrar sus ojos pero no pudo hacerlo. El Ojo le examinó superficialmente todo su cuerpo.

Luego de veinte minutos, los seres nuevamente cogieron a los dos hombres y los sacaron de la nave de la misma manera como los introdujeron a ella. Sobre esta experiencia final, Charlie Hickson cuenta lo siguiente:

“Ellos me agarraron de la misma manera que lo habían hecho antes. La abertura apareció de nuevo y flotamos hasta ella, ‘Quizás este no sea mi día para morir’. Flotamos a través de la abertura y nos movimos hacia el lugar del que me habían recogido. Mis pies tocaron el suelo. Cuando me soltaron caí, mis piernas no me sostenían.”

Una vez afuera de la nave, ambos, conmocionados aún por la experiencia vivida, escucharon nuevamente un zumbido y cuando voltearon, vieron a la nave elevarse y desaparecer.


LA GRABACIÓN SECRETA

Esa misma noche fueron a la oficina del sheriff Fred Diamond a contarle su experiencia. El sheriff escuchó la extraña historia de ambos personajes, sin embargo, unos minutos después dejó a Hickson y a Parker en una habitación a solas. Lo que no sabían ambos personajes es que estaban siendo grabados de manera secreta, quizá, el sheriff pensaba que de esta manera, podía descubrir el fraude de este caso.

Sin embargo, lo interesante es que en esta conversación, puede notarse o presumir la veracidad de los hechos que le contaron al sheriff. Es decir, no se dejaba notar que había algún tipo de engaño o intención de hacer una burla sobre la historia que contaban, muy por el contrario, repitieron su historia, y se podía escuchar en sus comentarios, el miedo, y el absoluto convencimiento de lo que vieron y vivieron esa noche. Vale aclarar que la grabación que vamos a mostrar fue hecha a solo dos horas después de esta supuesta abducción, algo que da más fuerza a su relato.

Esta es la grabación del caso, subtitulado en español, proporcionado por la página web Los Divulgadores (www.losdivulgadores.com)




¿HISTORIA REAL O INVENTADA?

Como hemos dicho al inicio, esta es una de esos casos clásicos del tema de las abducciones, y tal vez por ello, también tiene muchos detractores o escépticos de que el caso sea verdadero y no un invento de estas dos personas. Algunos de los puntos que los escépticos mencionan es por ejemplo, que pese a que una nave supuestamente bajó de los cielos hasta aterrizar en esta zona de Pascagoula, sólo Hickson y Parker, la vieron, es decir, que ninguno de los trabajadores de los astilleros cercanos, notaron ninguna presencia extraña en los cielos (hablamos de una nave de 10 metros de largo y 3 de alto).

Otro punto, es que se asegura que Hickson, el único testigo de este extraño caso pues Parker estaba desmayado, había bebido horas antes whiskey, con lo que muchos ya restan credibilidad a sus palabras. Y en cuanto a la grabación publicada líneas arriba pues los escépticos aseguran que lejos de contar una historia verdadera, parece simplemente que están contándose una historia inventada para no olvidarla. Además, sostienen que el hecho de que no hayan sabido que estaban siendo grabados resulta poco creíble.

Estas son las dos posiciones de una de las historias más extrañas y polémicas del mundo de la ufología y particularmente de las abducciones. Como siempre, dejamos qué usted decida en cuál de estos puntos de vista creer.


No hay comentarios: