EXPERIMENTOS EXTRAÑOS: LA IDEA DE CONSTRUIR UN PORTAVIONES CON ASERRÍN Y HIELO

Diseño del portaviones Habakkuk, hecho con el material llamado Pykrete.


Por Percy Taira

A finales de la Segunda Guerra Mundial, los aliados necesitaban de materia prima para poder hacer frente a la Alemania Nazi y al Imperio de Japón. Necesitaban sobre todo acero, acero destinado para construir portaviones y así lograr ganar las batallas realizadas en el mar.

Fue entonces cuando apareció el proyecto Habakkuk, liderado por el inglés, Geoffrey Pyke, quien propuso la idea de usar unos elementos algo extraños para construir estas naves de guerra: aserrín y hielo.

Así como lo lee. En un principio se pensó en usar hielos de iceberg del Atlántico Norte, y por supuesto, pese a la dureza de este hielo, se dieron cuenta de que este elemento era sumamente quebradizo. Sin embargo, notaron que si mezclaban un 14% de aserrín y un 86% de hielo, se podría lograr un material mucho más resistente que el hielo común.

Y fue así como nació el Pykrete, una mezcla entre el nombre del inventor y la palabra “concrete” u hormigón en inglés. Esta mezcla fue realizada por Max Perutz, nada menos que por el ganador en 1962, del Premio Nobel de Química.

Ya con el material creado, era hora de pensar en el proyecto de construir aquel navío. El proyecto Habakkuk era ambicioso: una nave de 600 metros de largo, con paredes de 12 metros de espesor, un desplazamiento de más de 2 millones de toneladas métricas, capaz de albergar 200 aviones caza o 100 bombarderos. Pero claro, habría que mantener frío aquel navío para que no se derritiera el hielo y se hunda en el mar, pues para eso el portaviones estaría equipado con una serie de tuberías refrigerantes así como un tejido impermeable para evitar que perdiera agua.

Ya con el proyecto en mente, Lord Mounbatten, uno de los más importantes marinos ingleses y director de Operaciones Combinadas de las fuerzas británicas, presentó la idea en una conferencia de los aliados realizada en Quebec de 1943. Allí estaban entre otros el primer ministro británico, Winston Churchill y el presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt. Al principio, evidentemente, la exposición les pareció una tremenda broma, como para relajar un poco las tensiones de guerra que se vivía en ese momento.

No obstante, en un momento dado, Lord Mounbatten, presentó un carrito de transporte de bebidas con dos bloques de hielo. Uno era hielo regular y el otro, el pykrete. Fue entonces cuando Mounbatten sacó su revólver y disparó contra el hielo común que evidentemente se quebró en mil pedazos y luego hizo un disparo contra el pykrete. Para la sorpresa de todos los asistentes, la bala no consiguió perforarlo, sino que rebotó y se incrustó en una de las paredes de la sala.

Pese a haber pasado la prueba de resistencia frente a la cara de las máximas autoridades militares de los aliados, el proyecto nunca se llevó a cabo, debido a que las fuerzas aliadas, ya tenían ganada prácticamente la guerra. Así que es imposible determinar si en verdad, un portaviones construido con pykrete en verdad hubiera podido, primero, soportar el peso de los aviones, segundo, navegar sin mostrar ningún tipo de falla en el océano y tercero por supuesto, soportar el ataque de los bandos enemigos.

Ahora bien, esta historia que parece difícil de creer, ha sido puesta a prueba y evidentemente, el pykrete resulta ser mucho más resistente que el hielo, soporta muchas más veces el peso de este material y sí, es resistente incluso a las balas y proyectiles.

¿Habrá resultado construir un portaviones con este material? Pues nunca lo sabremos.

De todas maneras le dejamos dos vídeos, en el primero se pone a prueba si en verdad el pykrete es tan resistente como se dice ser, hecha por la serie Cazadores de Mitos de Discovery Channel. En el segundo vídeo hacen la prueba hecha por Lord Mounbatten y disparan a un bloque de hielo y a otro de pykrete.







No hay comentarios: