NOMBRES DE CALLES Y LEYENDAS DE LA ANTIGUA LIMA



Popular Piedra horadada de Barrios Altos.


Por Percy Taira


Lima es una ciudad de historias, mitos y leyendas, algunas de ellas, fueron tan impactantes para los antiguos vecinos que, incluso, quisieron de manera oficial registrar aquellos hechos extraños, inverosímiles o simplemente curiosos, nombrando con alguna de estas características, al lugar en donde ocurrieron, en este caso, a las calles de la antigua Lima del siglo XIX. Algunas de estas calles han perdido al día de hoy su nomenclatura, sin embargo, hay otras que aún perduran en el tiempo.

En este post vamos a dar un breve recordatorio sobre estas historias, extraña mezcla de leyendas con algunos nombres de las calles de nuestra capital.



Callejón del gigante

Actualmente se le conoce como la cuadra 6 del jirón Cuzco o Mesa Redonda, sin embargo, en el siglo XIX se le conoció como el Callejón del gigante. Según relata el historiador peruano Juan Bromley en el libro “Las viejas calles de Lima”, este callejón obtuvo su nombre debido a un joven de 18 años, llamado Juan Núñez, que vivió en este callejón en 1630.

Este joven era hijo de español y de india y había nacido en Huamanga. Se dice que llamó la atención en la capital por su gran estatura pues medía tres varas de alto y sus pies medían más de media vara, es decir, cerca de dos metros y medio de altura y sus pies, unos 41 centímetros.

Tal era su tamaño que no sólo llamó la atención de sus vecinos sino incluso, del propio Virrey Conde de Chinchón, quien quiso enviarlo a España como una curiosidad. Se dice que este joven murió antes de llegar a España y solo llegó a Madrid un retrato de él. Debido a la gran atención que recibió en vida, se conoció a la calle que lo hizo conocido como Callejón del gigante.

Sin embargo, Bromley sostiene que este no fue el único caso de gigantismo en la capital y que hubo otra calle en Cercado de Lima que se conoció como calle del gigante. Esto ocurrió a finales del siglo XVIII con el caso de un hombre de 24 años llamado Basilio Huaylas, indio natural de Castrivirreina, de quien se dice  medía “siete piés castellanos y dos pulgadas”, es decir, cerca de 2,20 m de altura.


Calle la Manita

En cuanto al nombre de esta calle no se tienen datos históricos precisos, sólo se sabe que su nombre pudo originarse en el siglo XVIII. Dicho esto, habría que acudir, para mayores datos al tradicionista peruano, Don Ricardo Palma, y su obra, Tradiciones Peruanas. En esta obra, Palma sostiene que esta calle recibió su nombre debido a una “mano negra, peluda y con garras” que solía salir de una de las paredes de la calle para llamar, coger o simplemente asustar a los transeúntes.

Cuenta el tradicionista que en esta calle (que actualmente es la primera cuadra de la Avenida Tacna) había en una de sus paredes la imagen de un santo o de una santa alumbrada por una lámpara de aceite y que un día, uno de los cristales del farolillo se rompió y el devoto que cuidaba la imagen decidió arreglar el problema de la manera peruana, es decir, cubrió la falta de ese cristal con una hoja de papel. Palma nos cuenta lo siguiente:

“Roto uno de los cristales del farolillo, el económico devoto lo reemplazó con una hoja de papel. El remiendo no debió ser hecho muy en conciencia, porque a poco se desprendió un trozo; y al oscilar, movida por el viento, la cuerda de que pendía el farolillo, sucedía que por intervalos proyectaba en la pared la sombra más o menos caprichosa del papel.

Un miedoso creyó ver en esta sombra la forma de una mano; otro que tal la vió peluda, y un tercero le descubrió las garras, y tanto se habló de esto, que todo el vecindario de Lima, nemine discrepante, se persuadió de que el diablo andaba suelto y haciendo de las suyas por la que desde entonces se conoce con el nombre de Calle de la Manita”.

Sea como fuere, como bien dice Don Ricardo Palma, por mucho tiempo “no hubo guapo” que se aventurase a pasar por la noche por esta calle.


Calle Matasiete

Esta calle era la denominación que tuvo la actual cuadra 2 del jirón Libertad en el Rímac. Del origen del nombre el escritor y poeta peruano José Gálvez en su obra “Una lima que se va” de 1921 señaló que el origen de este nombre se dio cuando unos ladrones ingresaron a una casa a través de un forado para robarla, el problema es que los ladrones no sabían que detrás de ese forado, se encontraba el dueño de la vivienda esperando a cada uno de los ladrones para degollarlos en el acto. Dicen que fue tan certero y tan silencioso en los ataques y cortes que pudo matar con facilidad a los siete ladrones que intentaron robarle.

Sin embargo, el propio José Gálvez en una de sus crónicas de 1943 aseguró haber encontrado el verdadero origen del nombre de la “Calle de Matasiete”. Asegura que en el siglo XVII vivió en la referida calle un hombre buscapleitos y problemático, llamado Jerónimo de Fuentes, pero cuyo sobrenombre era “matasiete”. Tal habría la fama de este señor que cuando murió en 1651 su apodo se apoderó de la calle donde vivía.


Peña  horadada

Otro de los puntos históricos de Lima y quizá uno de los más populares es la llamada Peña horadada o conocida también como la Piedra del diablo. Actualmente, esta piedra se encuentra en la cuadra 9 del jirón Junín en el distrito de Barrios Altos.

De esta piedra se ha dicho mucho, pero hay dos versiones que son las más conocidas, la primera de ellas es que se trataría de un oráculo preinca parte importante de una huaca. La otra historia, nace nuevamente del tradicionista Ricardo Palma, quien nos cuenta la leyenda de que un día el diablo se encontraba caminando por este populoso barrio de Lima, cuando de pronto se encontró cara a cara con la procesión del Señor de los Milagros, al ver esto, el demonio intentó huir, dio media vuelta pero notó que a sus espaldas venía otra procesión, la de la Virgen del Carmen. Ante esto y al verse acorralado por ambas procesiones, al diablo no le quedó más remedio que escapar introduciéndose en la referida piedra, lo que provocó el extraño agujero que ha perdurado hasta nuestros días.

Sea como fuere, lo cierto es que pese a los años, décadas y siglos, y el desarrollo propio de una metrópoli como Lima, la piedra horadada no ha sido movida de su lugar y su origen continúa siendo un verdadero misterio para los historiadores y arqueólogos de la ciudad.


Calle de Huevo

Uno de los nombres extraños de la antigua Lima es la Calle de Huevo, ubicada actualmente en la cuadra 5 de la avenida Tacna, y ya que no hay registros históricos que nos hablen sobre el origen de este extraño nombre, acudimos nuevamente a Palma. El tradicionista nos dice lo siguiente:

“En tiempo del virrey conde de Superunda, a pocos meses después de la ruina del Callao, encontraron en un corral de gallinas un cascarón del que salió un basilisco o pollo fenomenal. Por novelería iba el pueblo a visitar el corral, y desde entonces tuvimos la que se llama calle del Huevo”.

Por último vale mencionar otros nombres extraños y algunos ofensivos que ni el propio Ricardo Palma logró descubrir como por ejemplo: Yaparió (Cdra. 3 de jirón Cañete); Sietejeringas (Cdra. 8 de jirón Miro Quesada); y Comesebo (cdra.3 de Av. Tacna).


Espero que hayan podido disfrutar de este breve recuento y recordatorio, sobre los nombres de algunas de las calles de la antigua Lima. Un poco de historia y misterio sobre nuestra querida ciudad.


1 comentario:

Elvis Horn Altamirano dijo...

Realmente bueno , muchas gracias