ZOMBIES: DE LA FICCIÓN A LA REALIDAD




Por Paco Pulido S.

Cada vez que vemos una película de zombis, la mayoría de veces estos aparecen en el écran con ojos desorbitados, vagando por las calles sin derrotero, ensangrentados, delgados y jadeantes en busca de alimento. Pero el nacimiento de estos seres casi mitológicos se lo debemos a la magia negra y el poder que tiene la brujería para poder revivir a una persona que acaba de morir.

En el cine, este tipo de películas nació como un género de Clase B en los años 30. Desde entonces hemos tenido una variedad infinita de films de muertos vivientes. Imposible no mencionar a la conocida “Plan 9 del espacio exterior” del “peor” director de cine: Ed Wood, ahora considerado “director de culto”.

En estos últimos años, hemos podido observar grandes obras maestras de horror y suspenso. Una de mis películas favoritas de zombis es “El amanecer de los muertos” Remake (2004), del director Zack Snyder. La cinta trata sobre un grupo de personas que se refugia en un centro comercial, tratando de sobrevivir a toda una ciudad de muertos vivientes.

Lo más impactante de estas películas y de estos zombis en particular, es que son seres rápidos, intrépidos, sanguinarios, casi indestructibles con poses y posturas particulares, casi animalescas que emiten sonidos guturales. Son seres que se han convertido en animales desquiciados con una sed insaciable por sangre humana.


Casos de la vida real

Hace algunas semanas hemos podido ver en las noticias una historia impactante. Al mismo estilo de un zombi de Snyder, un hombre de 31 años llamado Rudy Eugene y padre de tres hijos, atacó a un mendigo, Ronald Poppo de 65 años, mordiéndole el rostro, desfigurándolo y dejándolo al borde de la muerte. Se sabe que Eugene devoró los ojos, nariz, mejillas y boca de Poppo, quien permanece en estado crítico en un hospital de Miami.

Según fuentes policiales, Eugene había peleado con su novia Yovonka Bryant, ese mismo día, por la madrugada. En una conferencia de prensa, Bryant afirmó que Rudy nunca tomaba alcohol y mucho menos consumía drogas. También dijo: "Rudy y yo nunca hablamos de canibalismo o vudú", con respecto al origen haitiano de Eugene, lugar de donde proviene la magia negra y el vudú.

En el portal web de Univisión Noticias, se puede leer el perfil que este sujeto tiene en el Facebook (http://www.facebook.com/rude.turk.5). Luego de analizarlo, se puede llegar a la conclusión de que no era una persona conflictiva, ni alcohólica ni drogadicta. Nadie lo describe como un hombre violento o con problemas de drogas, tampoco mencionan sobre el atroz acontecimiento que ocurrió hace algunas semanas en Miami.

Por otro lado, existe otra versión de la vida de este “caníbal”. Según fuentes policiales, este sujeto tuvo problemas con la ley desde los 16 años. Además, fue arrestado siete veces en cinco años por vender marihuana y por entrar en propiedad privada.


Nueva droga: sales de baño

Al parecer, Eugene habría consumido una nueva droga llamada: Sales de baño. Según un ex adicto a esta droga, Freddy Sharp, cuando consumió esta droga tenía "alucinaciones salvajes, cosas que daban miedo".

Según algunos medios web, es un nuevo tipo de droga LSD que convierte a las personas en brutales monstruos con fuerza descomunal. Y si lo relacionamos con las características de los zombis de las películas, tendrían mucho parecido entre sí.

Los expertos sostienen que la droga le proporciona al consumidor una fuerza descomunal, le acelera su ritmo cardiaco, aumenta la presión sanguínea y produce un calor interno potente, que trae como consecuencia que las personas se desnuden, tal y como encontraron a Eugene.
Dicha droga ha llevado a que el país de Canadá prohíba la fabricación de la sustancia con la cual se produce este tipo de droga. La ministra de Salud de ese país, Leona Aglukkaq,  subrayó que dicha acción “Da a las fuerzas del cumplimiento de la ley las herramientas que necesitan para mantener a salvo nuestras calles y comunidades de esta nueva y emergente droga que arruina vidas y causa destrucción en comunidades en todo el país”.

La Drug Enforcement Agency (DEA), que emitió la prohibición en octubre de 2011, ha calificado a las “sales de baño”, como drogas altamente peligrosas. En 2011 se registraron más de 10,600 casos de intoxicación por drogas comercializadas como “sales de baño”, 18 veces más que en 2010.


Otro caso de canibalismo

Hace sólo algunos días, el 5 de junio, la policía de Scott Louisiana ha relacionado el acto de  canibalismo sucedido por Eugene en Miami, con este reciente hecho realizado por Carl Jacquneaux de 43 años, el cual le mordió la cara a Todd Credeur por un asunto personal. Todavía no se ha confirmado el uso de la droga sales de baño, pero la policía y la prensa ya están relacionando los hechos de canibalismo con dicha droga. El atacante permanece en la cárcel de la parroquia de Lafayette, con una fianza de 312,500 dólares.

Si bien es cierto los zombis son seres de ficción, es posible crear, mediante algún tipo de droga, ya sea “sales de baño” o cualquier otra, personas aceleradas, fueras de sí que concentren sus fuerzas en atacar a quien lo someta a frustración. Es posible crear personas parecidas a zombis y lo estamos viendo en las noticias. Es posible transformar a personas normales en animales salvajes.

Ahora lo podemos controlar, al prohibir la fabricación de algunas sustancias que contiene esa droga, pero el problema se puede volver más grave cuando esos cambios y trastornos mentales no lo cause sólo una droga sino un virus por ejemplo. Podríamos deducir que el ser humano es muy frágil pero hasta el momento la astucia e inteligencia ha podido frenar los desbordes en cuanto a drogas y virus se refieren. ¿Cuánto tiempo lo podremos controlar? Esperemos que por mucho tiempo más.

No hay comentarios: