TEORÍAS DE CONSPIRACIÓN EN TORNO A LOS VATILEAKS




Por Percy Taira

En nuestro blog hermano Secretos del Vaticano (www.secretosdelvaticano.blogspot.com) hemos estado informando en las últimas semanas sobre todo el embrollo y el escándalo mediático que ha traído consigo las filtraciones de los documentos privados del Vaticano a los medios de prensa italianos desde los destapes que ha realizado el periodista italiano Gianluigi Nuzzi y su libro "Sua Santita" hasta la captura del mayordomo del Sumo Pontífice, Paolo Gabriele, acusado de ser el responsable del robo y filtración de estos documentos.

Como es lógico, y más aún cuando el principal protagonista es el Vaticano y su círculo más cerrado, la noticia ha comenzado a generar no sólo en foros y ambientes virtuales de Internet, sino también en los distintos medios tradicionales de comunicación, diversas teorías conspirativas que buscan, de alguna manera, entender el motivo del por qué, el Vaticano, o algún grupo del Vaticano, está buscando hacerse una especie de autogolpe frente a todos sus fieles.

En este post publicamos las teorías de la conspiración que en este momento están teniendo más popularidad en la red.


EL MAYORDOMO ¿CUERVO O CHIVO EXPIATORIO?

¿Es el mayordomo, Paolo Gabriele, el único responsable de esta filtración de documentos? El sentido común nos dice que no. Es decir, quizá sea el responsable de robar los documentos, sin embargo, el hecho de crear todo este tinglado de fuentes anónimas y contactos con los medios de comunicación, además de seleccionar y decidir qué temas sacar a la luz, parece ser mucho trabajo para un solo hombre, o para un mayordomo.

Es más, el propio Vaticano sabe que quizá no se trate de un solo “cuervo”, como ha sido llamado Gabriele, sino de varios “cuervos” los que estarían detrás de esta filtración de documentos. Y si bien han negado desde un principio que en medio de todo esto estén involucrados algunos obispos de las más altas esferas vaticanas, muchos aseguran que es difícil llevar a cabo una empresa de tal magnitud, sin tener por lo menos el apoyo o la colaboración, de hombres importantes dentro de la Santa Sede.


¿LOS CUERVOS A FAVOR DEL BENEDICTO XVI?

Siguiendo esta línea, el diario italiano La Repubblica, soltó las declaraciones anónimas de un cuervo, en el que efectivamente, señalaba que de lo único que se encargaba el mayordomo, era de entregar los documentos a su destino final, es decir, una especie de cartero, pero que él no era, ni es, quien se encargaba de su selección ni mucho menos del robo de los archivos, lo que respalda la teoría de que esta filtración no es el resultado del trabajo de un solo hombre, sino de todo un grupo encargado de llevar y sacar todos estos documentos a la luz pública.

Ahora queda la pregunta lógica en el aire: ¿Quiénes conforman este grupo y por qué hacen esto? Pues bien, según un mensaje enviado por otro “cuervo” al diario Il Messagero, este grupo busca proteger, nada menos que al Papa de su secretario de Estado, el cardenal  Tarcisio Bertone, considerado como el número dos en el poder dentro de la Santa Sede y, según otros medios de prensa, del secretario personal de Benedicto XVI, Georg Gaenswein, quien aseguran, curiosamente, fue quien descubrió la culpabilidad de Paolo Gabriele.

Según varios informativos, sobre todo italianos, Tarcisio Bertone, sería para muchas personas dentro de la curia vaticana, el responsable de todos los actos de corrupción, encubrimientos en temas sumamente sensibles y delictivos que han ocurrido dentro del Vaticano, el hecho de sacar a la luz estos documentos, no es más que la manera de “limpiar” a la Santa Sede por dentro.


¿PROTEGER AL VATICANO ATACANDO AL VATICANO?

Sin embargo, esta última posición para muchos no tiene sentido. Es decir, ¿cómo proteger la imagen de Benedicto XVI atacando a la propia Iglesia? O ¿Cómo proteger a la Iglesia, desestabilizándola? Quizá para muchos, los verdaderos responsables, es decir, los verdaderos “cuervos” que estarían detrás de las filtraciones del Vaticano, serían justamente, aquellos que quieren afectar la imagen y figura del Papa Benedicto XVI, y según muchos medios, estas personas serían los antes mencionados, el cardenal Tarcisio Bertone y Georg Gaenswein y todos sus seguidores.

Hasta el momento, Bertone no ha respondido de manera directa estas acusaciones solamente ha dicho que estos problemas han traído “unidad” y “cohesión” dentro del Vaticano y ha halagado a Benedicto XVI calificándolo como un hombre de “gran fe” que “no se deja intimidar por los ataques de casi cualquier género”.

Pese a la aparente adhesión de Tarcisio Bertone con el Sumo Pontífice, algunos continúan sospechando sobre sus intenciones y ambiciones por ser el próximo Papa, es más, algunos señalan que esta presunta rivalidad entre Bertone y Benedicto XVI, comenzó cuando al parecer, Joseph Ratzinger ya habría comenzado a preparar a su sucesor, el cardenal Angelo Scola.

Se dice que a partir de este aparente favoritismo de Benedicto XVI fue cuando comenzó a suceder este tipo de filtraciones en el Vaticano, como la recordada carta del arzobispo de Palermo, Paolo Romeo, en la que se mencionaba un supuesto complot para atentar contra la vida de Benedicto XVI o la carta, también filtrada del arzobispo italiano Carlo María Vigano, en la que este sacerdote denunciaba la "corrupción, prevaricación y mala gestión" en la administración vaticana.

No obstante, las teorías que hablan de una supuesta rivalidad entre Joseph Ratzinger y Tarcisio Bertone, para muchos son infundadas pues fue el propio Benedicto XVI, quien le pidió a Bertone, hacerse cargo de la secretaría de Estado del Vaticano, pese a que Bertone deseaba dar su paso al retiro, pero no sólo eso, sino que Benedicto XVI, lo eligió como su Camarlengo, es decir, es Bertone el último hombre dentro del Vaticano, que constatará la muerte del Sumo Pontífice. Es decir, en ambos casos fue el propio Benedicto XVI quien le entregó a Bertone ambos cargos de confianza.


¿PUGNAS SANTAS?

Por último, una de las versiones más recientes es por las pugnas de poder dentro de la Santa Sede, algunos señalan que se trataría de una lucha entre grupos como el Opus Dei, muy beneficiados dentro de la Santa Sede, desde Juan Pablo II, y grupos que se han sentido desestimados por el nuevo Papa, como son los Jesuitas y otros organismos eclesiales. Es decir, que sería más una pugna por el poder, ciertamente, pero no tanto económico y político como se ha pensado, sino más bien, religioso y teológico, es decir, sobre el rumbo que debe tomar la Iglesia Católica en los próximos años, si debe ser más dura, más amplia, si debe seguir centrando su poder en Europa, si debe centrarse más en otros puntos del planeta, si debe flexibilizar algunas de sus normas, tanto con los sacerdotes como con sus fieles, en fin. Según muchos, estas filtraciones se deberían a una lucha de poder teológico y religioso dentro de estas paredes.

No hay comentarios: