PRIMERAS IMPRESIONES DE PROMETHEUS




Por Percy Taira


Voy a comentarles mis primeras impresiones sobre la película Prometeo o Prometheus. Ciertamente, no soy un especialista periodístico en temas de cine, de eso se encarga nuestro compañero Paco Pulido en nuestro blog, lo que voy a escribir ahora, es la opinión de un espectador común y corriente con algunos conocimientos (nunca los suficientes) sobre el tema del misterio.

Son primeras impresiones, es cierto, pero quiero dar mis comentarios con el cuidado por supuesto, para no “quemar” la película, a aquellas personas que no la han visto.

En principio, debo decir que es recomendable, es decir, si seguimos la intención de Hollywood de darnos filmes entretenidos, pues esta película cumple esta función. En defensa, debo decir que no soy un asiduo a las películas de ciencia ficción (Ni siquiera la película de Alien), así que mi opinión está más apegada a la trama, al manejo de la imagen y, por qué no, a la simple mirada de aquel que está ocupando uno de las tantas sillas de cine.

He dicho que es recomendable por ser entretenida, pero considero, que también lo van a disfrutar, aquellos amantes de las teorías de los escritores que aseguran que los dioses fueron, en verdad, extraterrestres de la antigüedad. Y nuestros amigos del misterio conocen a algunos de estos personajes, no solo hablamos de Zecharia Sitchin o Erich von Däniken, sino también de ganadores del premio Nobel como Francis Crick, descubridor de la estructura del ADN, quien dijo que la evolución del hombre, tal y como lo conocemos, probablemente fue “sembrado” a una intervención de otros mundos.

La teoría, en esta película, se mueve en la ficción, es cierto, y no quiero dar mayores datos al respecto, pero quien vea la película se quedará, espero, con la pregunta de adónde nos llevará nuestra búsqueda por encontrar a nuestros “dioses”, y sobre todo, qué haremos cuando los encontremos. Qué les preguntaremos, qué les reprocharemos, cómo serán aquellos dioses, por qué nos dejaron, pero más importante es saber, por qué nos crearon.

Todo se mueve en el terreno peligroso de la hipótesis, es más, los expertos, arqueólogos e historiadores, dirán más bien que más que hipótesis, son terrenos de la fantasía, cosas de libros de ficción en lo que la tinta lo aguanta todo. Pero nosotros, los que pensamos en otras posibilidades, los que vemos que no todo esta escrito, quizá veamos en esta película una excusa para seguir en esta posición, en esta búsqueda que, más allá de los méritos de la película, que repito, no soy quién para exponerlos en este artículo de opinión que más se basa en mis emociones que en los fotogramas, en esas preguntas que está por debajo de esta película, que a la vez es parte de la esencia del hombre, del ser humano mismo: ¿de dónde venimos? ¿Quién nos creó? Y aquel que nos creó, ¿quién lo creó a él?

En resumen, y con la intención de no quererles quemarles la trama de la película para que puedan verla, puedo decir que es interesante, que es entretenida, y si quieren ir más allá, pues imagínense en ese primer contacto con nuestros “creadores”. ¿Estaremos o estamos acaso preparados para dicho encuentro? ¿Siendo la humanidad como es, estando el mundo como está, nos conviene este encuentro, este contacto?

Preguntas que dejo al aire, repito, como un simple espectador y como alguien que le encanta estos temas de pensar de más, e ir también, más allá.

Por cierto, curioso y bien puesto el nombre de la película, el de Prometeo, quien fue, según la mitología griega, un Titán que le robó el fuego a los dioses para dársela a los humanos para que estos pudieran desarrollarse y evolucionar. Curiosamente, por este robo, Zeus, lo castiga enviándole a una mujer, llamada Pandora quien llevaba en una caja o cofre todos lo males de la humanidad, que luego, como saben, los deja salir (menos, curiosamente, el "mal" de la esperanza) y lo esparce por el mundo. También, como castigo, Zeus logra apresarlo y envía a un águila para que se coma su hígado, y como Prometeo era inmortal, cada día, su hígado, luego de ser comido, volvía a regenerarse y el castigo continuaba con los picotazos del águila diariamente hasta que Prometeo fue liberado. Una buena metáfora, de lo que puede ser el hombre y su búsqueda y quizá, su ambición (que le carcome por dentro y libera todos sus males), por encontrar el inicio de su propia historia.


1 comentario:

Anónimo dijo...

ya la vi la peli y en verdad esta muy buena mas ke nada la teoria de los astronautas ancestrales y el tema del por ke o como fuimos creados. pienso yo que es algo similar a la que realmente ocurrio y sobretodo a los ke les gusto la pelicula de alien y se preguntaban de donde eeran esas cosas nada mas y nada menos keee... veanla muy buena