INCIDENTES OVNI CON PILOTOS DE FAUCETT PERÚ




Por Percy Taira


Este es el capítulo final (hasta el momento) sobre este dossier especial de avistamiento de objetos voladores no identificados (Ovnis) vistos por pilotos de aeronaves comerciales y militares. Comenzamos este informe especial con el reciente incidente ovni llamado Caso Pelícano de Chile, luego tratamos el caso del avión comercial de la Japan Airlines y su encuentro con tres objetos extraños durante su vuelo; también hemos hablado sobre el incidente ovni del escuadrón militar 501 en laciudad de Campeche en México en la que estos militares observaron hasta 11 objetos extraños; y por último hemos tratado sobre el incidente ovni conocido como Caso Manises, en España, en la que un vuelo comercial de la desaparecida empresa TAE se encuentra con un ovni que lo obligó a cambiar su ruta de vuelo y a aterrizar en el aeropuerto de Manises.

Pues bien, ahora queremos tratar sobre los hechos ocurridos en nuestro país, Perú, y en particular, sobre los avistamientos de este tipo de fenómenos por parte de pilotos de la aerolínea comercial Faucett Perú.  Estas historias las conocí gracias al libro Un estudio sobre los Ovni’s del investigador estadounidense Richard Greenwell. Aquí resumimos dos de los casos retratados en este libro:


EL INCIDENTE OVNI SOBRE YURIMAGUAS


En 1962 el capitán Ricardo Palma de la Compañía de Aviación Faucett, se encontraba volando un avión DC-6 en la ruta Lima-Chiclayo-Moyobamba-Yurimaguas-Iquitos. El avistamiento se produjo a unos 30 minutos luego de despegar de Yurimaguas con destino a Iquitos, a unos 5 mil pies de altura. Eran alrededor de las 3 de la tarde cuando el piloto observó un objeto extraño en el cielo, era de forma redonda y de un color naranja. El capitán Palma señala que el objeto pudo estar a una altitud de 30 mil pies de altura, y se encontraba delante del DC-6 a una elevación de 50 ó 60 grados sobre su nivel.  

Cuenta Palma que el objeto pasó rápidamente frente a ellos de 60 grados en donde se encontraba a unos 30 grados hacia la izquierda del avión, este traslado lo hizo en menos de un segundo. Después de permanecer estático en esa nueva posición por un tiempo, el ovni comenzó a hacer maniobras erráticas frente al DC-6, acercándose, retrocediendo, subiendo y bajando. El piloto, curioso de este objeto, decidió acercarse para poder identificarlo con mayor precisión, elevó la aeronave hasta el límite permitido para los pasajeros que no cuentan con equipo de oxígeno, y pudo observar algunos detalles más: el objeto era efectivamente redondo, asimismo, en los bordes, habían pequeñas luces brillantes, la cuales podían afectar la vista si se les miraba fijamente, el resto de aquel objeto, era de color naranja.

Luego de 30 minutos, el capitán Palma decidió seguir la ruta hacia Iquitos. El objeto no les siguió lo que les permitió continuar con su vuelo, luego el objeto desaparecería de su vista.

Consultado sobre este hecho, el capitán Ricardo Palma, señaló que lo observado fue un “platillo volador o un objeto aéreo extraño y bajo control inteligente. Y a una velocidad fantástica. Uno puede llamarlos lo que quiere…”


EL INCIDENTE OVNI SOBRE LA CIUDAD DE LIMA



Otro caso que involucra a pilotos de la aerolínea Faucett Perú con el fenómeno Ovni, ocurrió el 2 de febrero de 1966, en ese entonces el capitán Oswaldo Sanvitti, es piloto de la Fuerza Aérea Italiana durante la Segunda Guerra Mundial, pilotaba un DC-4 en la ruta Chiclayo-Lima. Volaba a una altura de 7 mil pies de altura y a una velocidad de 320 kilómetros por hora. El reloj marcaba las  7 y 30 de la tarde, cuando el Ingeniero de vuelo, Solari, y el co piloto Saavedra, divisaron una luz azul y blanca al oeste, a la derecha del avión. Repentinamente, aquel objeto comenzó a acercarse rápidamente a la aeronave, que en ese momento se encontraba volando sobre el mar.

Según los testimonios recogidos por Richard Greenwell, el objeto parecía tener una forma elíptica, con la parte superior de color blanco fluorescente, debajo era azul, cambiando de vez en cuando a amarillo, sobre todo cuando el objeto se encontraba en movimiento, también dejaba una estela naranja tras sí cuando realizaba algún movimiento. Según el capitán Sanvitti, el objeto parecía estar a uno kilómetros del avión, sin embargo, por precaución el piloto decidió comunicarse con la torre de control del Aeropuerto Internacional de Lima, pero la radio estaba inutilizable. Sanvitti cuenta que había estática en todas las frecuencias, es más, relata que antes de notar la presencia de aquel objeto, la brújula había realizado un giro de 30 grados fuera de su sitio normal, lo que le obligó al capitán acercarse nuevamente a la costa para retomar el rumbo hacia la capital.

Tanto la radio como la brújula estaban inutilizables, lo que podía poner el riesgo a los tripulantes del vuelo.

Lo curioso de este caso o quizá lo más impactante, fue justamente, que los propios pasajeros pudieron observar el fenómeno. Muchos de ellos comenzaron a gritar “platillo volador” durante el vuelo. Luego de unos momentos, aquel ovni se elevó y se colocó encima del DC-4, manteniendo esa posición unos 10 minutos, luego bajó al lado izquierdo del aparato y se mantuvo en esa posición unos 15 minutos más para finalmente desplazarse a una gran velocidad hacia la cordillera de los Andes. Al desaparecer el ovni, el capitán notó que los instrumentos, tanto la radio como la brújula, volvieron a funcionar y pudo comunicarse con la torre de control del aeropuerto de Lima y les narró lo sucedido.

No pasó lo peor

Sin embargo, cuando pensaron que lo peor había pasado, el objeto no identificado, luego de diez minutos de su desaparición volvió nuevamente a perseguir al avión, pero esta vez no estaba solo, sino que estaba acompañado de otro objeto volador más. Regresaron por el lado izquierdo de la aeronave, uno quedándose al lado mismo de la nave y otro, un poco más atrás, como si estuviera escoltándolo. En esta oportunidad, los instrumentos de navegación, así como la radio, funcionaban correctamente, por ello el capitán Sanvitti, cogió la radio y se comunicó nuevamente con Lima, y desde allí le confirmaron que no existía ninguna aeronave volando en el área del DC-4, diez minutos después de esta comunicación, los objetos desaparecieron nuevamente hacia la cordillera, justo cuando en el aeropuerto de Lima, ya se habían preparado incluso cámaras fotográficas para hacer el registro de estos hechos ya que el avión estaba próximo a aterrizar.

Sobre lo vivido en esa oportunidad, el capitán Sanvitti comentó lo siguiente: “Al comienzo no quise revelar mi observación porque pensé que quizá se trataba de un planeta, ¡Pero el planeta se estaba poniendo ya muy cerca!”.

1 comentario:

Fadia Huerta dijo...

Sabes si publicaron algo publico en ese momento sobre estos incidentes??