CONSPIRACIONES PARTE IV: ARMAS BIOLÓGICAS DE LA MANO DEL HOMBRE

Por Alex Albornoz

Todos sabemos de las grandes enfermedades que aquejan a la humanidad y no precisamente enfermedades de tipo espiritual, que por cierto parecen ser las más avasalladoras en algunos casos, sino más bien del otro tipo, de esas enfermedades que atacan a nuestro organismo, infectándolo y consumiéndolo. Pues bien, quizás muchos alguna vez lo hayan vivido en carne propia o precisamente en estos instantes conviva con algún mal. 

 
Pero que pensaríamos si nos dicen o nos enteramos que muchas de esas enfermedades, fueron y son creadas por el hombre deliberadamente, iniciadas en laboratorios que por alguna razón terminan desencadenando pandemias u agentes biológicos incontrolables que nos asolan cada cierto tiempo. Este parece ser el caso de una de las mayores enfermedades que se lleva a miles de seres humanos a la tumba, el SIDA. De hecho últimos estudios señalan que existen 33,3 millones de personas infectadas alrededor del mundo.

Por otro lado sabemos también, según la versión oficial, que el SIDA irrumpió aparentemente de manera natural en Africa, siendo documentado en humanos por primera vez el 5 de junio de 1981, cuando epidemiólogos estadounidenses publicaron un estudio en el que describieron cinco casos de jóvenes homosexuales que padecian de VIH- SIDA.

No osbtante, existe la versión que afirma la existencia de un documento fechado el 9 de junio de 1969, hoy desclasificado, donde se señala que el Ministerio de Defensa de los EEUU, respecto a las asignaciones presupuestarias para ese año, destino una partida de 10 millones de dólares concedidas al ejército de los EEUU para perfeccionar el virus del SIDA, posiblemente en los laboratorios de Fort Detrick según otros investigadores por solicitud de la Organización Mundial de la Salus (OMS). Esta tamaña conjetura puede tener tintes de conspiración, para algunos sin precedentes, por la revelación que estos documentos muestran, donde resalta en especial un párrafo clave, puede entonces que la especulación deje de ser lo que es. 

El párrafo que causó furor señalaba que: "El plan de viabilidad y los laboratorios deberían estar terminados para 1974/75 y el virus entre 1974 y 1979. La OMS comenzó las vacunas del SIDA ligadas a la viruela en más de 190 millones de africanos en 1977. Más de 2000 homosexuales varones blancos fueron inoculados en 1978 con la vacuna ligada a la hepatitis B (Operación Caballo de Troya) en los Centres for Diseases Control y el New York Blood Centre. El desarrollo del virus tenía dos fines aparentes; primero, como arma político/étnica contra los individuos de raza negra y segundo, como uno de los intentos de despoblación". 

De hecho las recomendaciones que hiciera por esos años el polémico, Henry Kissinger, político de gran influencia en la política estadunidense, consideraba que la población mundial de 13 países subdesarrollados suponía una "amenaza" para los EEUU, por representar un peligro para sus multinacionales, por eso mismo esta apreciacion para los entendidos coincide con las premisas que el SIDA fue un arma biológica para depurar el mundo. ¿Depurar? Pues como lo lee, al puro estilo nazi quizás.

William Campbell Douglass
Las teorías del famoso investigador Campbell Douglass, por su parte sostienen basado en el bien conocido informe WHO MURDERED AFRICA, que el VIH se produjo definitivamente en 1974 (ingeniería genética), después de haber sido pronosticado y solicitado por la OMS, y no es un mero experimento diabólico de los científicos que se les escapó de las manos, sino un intento afortunado y a sangre fría para fabricar un virus mortal que se empleó con éxito en África. Campbell asegura que el SIDA africano fue el resultado del plan de erradicación de la viruela que condujo la OMS en los 70. Quiere decir que no fue ningún accidente, fue algo deliberado.

Arma biológica para una Nobel
No menos intrigante resulta la opinión tajante que expresara una Nobel de la Paz, pues aseguraba que “el sida es una herramienta de control creada por investigadores para erradicar algunas razas”. Esto lo sostiene Wangari Maathai, ecologista reconocida y premio Nobel de la Paz del 2004. De hecho la interrogante de que realmente occidente haya trazado un plan para exterminar a los negros, causa a muchos más que una estupefacción. Indudablemente, esto coincide con los que aseguran que los países desarrollados utilizan la guerra biológica y entregan armas a pueblos primitivos.

Lo cierto en este abanico de posibilidades y especulaciones, es que el ema transita por una delgada línea roja, donde la muerte y supervivencia se ven cara a cara en un juego maquiavelico, donde el hombre irónicamente tiene el poder divino en sus manos, para la cura. ¿Pero que hombres? No precisamente nosotros, los de a pie, sino los especuladores que generan cuantiosas ganancias, esto último porque como dice la teoría conspirativa, las pandemias sirven para generar pacientes que indudablemente se convierte en una monstruosa máquina generadora de ganancias, donde los únicas que ganan con el desastre son las Industrias Farmacéuticas. ¿Lo especulado puede ser realidad? es aun la interrogante de muchos.

No hay comentarios: