Egipto: Descubren importante estatua del faraón Amenhotep III

Si creíamos que solo en las películas podríamos seguir viendo descubrimientos de tumbas y restos arqueológicos de gran importancia y misticismo en Egipto, con aventuras y mucha ficción, pues bien la realidad no está lejos de eso, con la salvedad que la realidad termina siendo más excitante que la ficción muchas veces. Un último e importante descubrimiento en la cuidad monumental de Luxor, al sur de Egipto, ha causado emoción entre los arqueólogos egipcios y europeos. Se trata de una estatua que representa al rey Amenhotep III, que vivió alrededor de los años 1352-1390 a.C, que está sentado y vestido, con corona y barba real.

De hecho los arqueólogos encontraron el cuerpo del faraón separado de su cabeza en uno de los pasillos del templo, que fue destruido a consecuencia de un terremoto durante el periodo romano. Pero el descubrimiento no acaba ahí, puesto que en la misma zona fueron también descubiertas otras 160 piezas que componen un cuadro compacto de nueve metros de altura. Este es novedoso porque tiene 25 líneas de un texto escrito en jeroglífico y contiene los nombres de templos que construyó el faraón Amenhotep III.

El faraón Amenhotep III fue abuelo nada menos que de Tutankamón, faraón que por cierto debe su fama a su tumba, pues fue la única sepultura del Valle de los Reyes que sobrevivió sin ser saqueada hasta la edad contemporánea. Tutankamón constituyó un acontecimiento arqueológico mundial, ya que mostraba el esplendor y la riqueza de las tumbas reales.

La importancia del hallazgo de Amenhotep III, se merece a que es uno de los últimos vestigios del que fuera el más espectacular complejo funerario del antiguo Egipto.

La cabeza, que pide 1,20 metros de altura y está muy bien conservada, es pese a sus dimensiones un universo de proporciones ajustadas y equilibradas. Tiene ojos con forma de almendra realzada por franjas de cosmética, una nariz corta y una boca grande con amplios labios.

El director y encargado de la misión, Hourig Suruzian, ha dicho que el hallazgo es importante para la historia del arte egipcio porque la pieza está excepcionalmente tallada en alabastro, una piedra extraída de las canteras de Hatnub en el medio Egipto y empleada rara vez en colosos que miden aproximadamente unos 18 metros.

Sabias que…

Al nieto de Amenhotep III, el conocido Tutankamón le recae un mito popular denominado “La maldición de Tutankamón”, porque se decía que todo aquel que violara la tumba del faraón encontraría la muerte por su profanación. Una maldición ancestral, mística y horrenda que escapaba desde las gélidas paredes de la tumba subterránea y que detenía a todo aquel que se acercara a ella. Uno de los casos conocidos es del equipo que descubrió la tumba de Tutankamón, que curiosamente varios miembros de esa expedición murieron en circunstancias extrañas.

No hay comentarios: