DOS CARTAS DE DESPEDIDA DE FRANCISCO BOLOGNESI A SU HIJO ENRIQUE ANTES DE MORIR EN ARICA DURANTE LA GUERRA DEL PACÍFICO




Arica, abril 19 de 1880

Querido hijo:

Son las once del día y te dirijo ésta para despedirme. El enemigo está cerca de Tacna; allí lo espera el general Montero con todo su ejército, salvo que los chilenos le hagan una jugarreta y vengan a tomar esta plaza que la han dejado muy débil.

Yo no tengo para su defensa más que 1,400 infantes; ellos pueden en horas traer a Pacocha 3 o 4 mil hombres y a la vez comprometer combate por mar y tierra. En fin, ha llegado el momento de decidir la cuestión.

No hay que asustarse: no estamos mal. Si se dirigen bien las cosas, les daremos un caldo como en Tarapacá.

Creo que seré el pato de la boda por ocupar este puesto que es el ensueño del enemigo. Mientras estén los nuestros en Tacna quizá no habrá nada aquí.

Ya estoy fastidiado, deseo que llegue el momento de un ataque para descansar del modo que quieras entenderlo. Yo no duermo, no me dejan ni comer; en la calle y por donde vaya tengo que hacer con todo el que me busca.

Afectos a todos en casa, a amigos y amigas.

Adiós.



Arica, mayo 21 de 1880

Querido Enrique:

He recibido la tuya y ayer mismo me fui donde el señor Coloma para pedirle víveres para ti; me ha contestado que no te manda, que él mismo te hará dar.

Así es que manda donde él para que te auxilie.

Te remito diez soles con el mayor Luna y otros diez soles y un par de zapatos con el capitán Ugarte.

Aquí estoy bien de salud, esperando sólo que venga el enemigo para recibirlo, sin que me importe su número.

Consérvate bien y manda en la voluntad de tu padre que te quiere mucho,

Bolognesi.


El 7 de junio de 1880, Francisco Bolognesi y otros 1,000 soldados de la parte peruana, morirán en la batalla de Arica.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Grande Bolognesi, espero mi muerte sea como la tuya